Cesky Krumlov

Hoy tocaba visita a un pueblo encantador, Cesky Krumlov. Nuestro autobús salía de la estación Na Knízecí, así que nos tocaba ir andando de nuestro hotel unos 15 minutos, hasta la estación de Florenc y de ahí ya coger metro hasta esa estación. Una vez llegas a la estación, subes hacía la calle y ahí enseguida ves las paradas de los buses. No tiene pérdida.

Nuestro autobús era de los amarillos de Student Agency y todos los desplazamientos desde Praga que hicimos en este viaje, los hicimos con esta compañía y tengo que decir que son muy amables y puntuales, que es lo más importante.

El autobús hasta Cesky salía del andén número 1 a las 9:00 y está todo muy señalizado. Tarda en llegar sobre unas 3 horas, pero como este bus tenía wifi, nos entretuvimos con el whatsapp, Facebook y entre eso y que te dan algo para beber, se te pasa rápido.

Nada más llegar a Cesky y abandonar el bus, nos dimos cuenta del calor que íbamos a pasar de nuevo, era agosto y en Centroeuropa o Europa del este, según se mire,  hace siempre un calor de mil demonios.

Empezamos la visita en la calle Široká donde está en Museo de figuras de cera.

 

Siguiendo esa calle, se pasa por una pasarela que cruza el río Moldava en la que casi nos quedamos pegados a ella, porque le daba todo el sol y la barandilla era de hierro. Estuvimos un rato haciendo fotos porque las vistas desde ahí son impresionantes, así que no nos queríamos imaginar como serían desde lo alto del castillo.

Estuvimos un buen rato callejeando y para poder soportar el calor nos compramos dos smothies de fresa que estaban buenísimos.

Era muy gracioso llegar a la plaza y ver como la parte de la sombra estaba abarrotada de gente y la del sol, estaba vacía. Seguimos callejeando por la calle Horní, hasta llegar a la plaza Svornosti, donde está el ayuntamiento renacentista y una columna mariana de la peste y de ahí ya nos enfilamos por la calle Radniční hasta el puente Lazebnický y la calle Latrán con sus pintorescas casas medievales.

Cuando cruzamos el río, nos dimos cuenta que había mucha gente haciendo rafting y gente en la ribera del río sentada, así que decidimos luego hacer un kit kat en ese sitio para aprovechar el fresquito del agua.

 

 

Subimos hasta el castillo, parando a hacer fotos en todos los miradores que tiene. La entrada es gratuita y desde ahí arriba se tienen las mejores vistas de todos Cesky.

 

Después de estar un buen rato haciendo fotos y viendo el castillo nos bajamos hacia abajo por la parte trasera y en unos banquitos que estaban a la sombra y donde hacía aire, nos sentamos a comernos unos sándwiches que llevábamos y que habíamos comprado en un supermercado de Praga y yo me quedé frita unos minutitos en el banco.

Después como empezó a darnos en sol, decidimos ir al río y ahí estuvimos un buen rato, mojándonos los pies. Qué pena no haber llevado bikini porque os aseguro que me hubiera metido de cabeza.

De ahí como ya era casi la hora decidimos ir andando hacía la parada del bus y volver de regreso a Praga.

A pesar del calor, habíamos pasado un día fantástico y habíamos alucinado con lo bonito que era el pueblo.

Tres horas más tarde llegamos a Praga y nos fuimos directos a dormir sin cenar porque al día siguiente nos íbamos a Bratislava y tocaba madrugón.

Instagram @irenillanonstop

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *