Gozo

Gozando en Gozo

Hoy era nuestro tercer día en Malta y como el día anterior no pudimos hacer el planning lo pasamos a este día.

Hoy tocaba atravesar Malta y visitar la isla vecina: Gozo.

Nos levantamos un poco antes que el día anterior y desayunamos tranquilamente. Nos preparamos los respectivos bolsos con todo lo necesario para pasar el día fuera y a las 9:00 ya estábamos saliendo del apartamento.

Lo que hicimos fue ir directas a la parada del autobús que estaba justo en la puerta del hotel y desde allí cogimos el bus número 13, no sin antes comprar los respectivos “day tickets” por los 2,60 euros. Ahí ya teníamos cubierto todo el transporte del día en la isla de Malta.

Cuando llegamos a la altura de Pembroke Park & Ride, bajamos del autobús porque nos tocaba hacer trasbordo para llegar hasta la terminal de ferris de Cirkewwa.

A los 10 minutos de estar esperando en la parada llego el esperado autobús número 222. Este ya sería el definitivo que nos llevaría hasta la terminal. El trayecto hasta Cirkewwa se hace un poco largo y el paisaje es un poco monótono porque es siempre lo mismo y a eso le sumas que tardamos una hora y media en llegar, pues si, se nos hizo larguísimo.

Nada más bajar del autobús, nos fuimos hacia las taquillas a comprar los billetes de ida y vuelta por 4,65 euros por persona. Con nuestros billetes en la mano, nos fuimos a hacer la cola para subir al ferri, pues había uno que ya se veía de camino y al rato abrieron las puertas para que fuéramos hacia él.

Nos subimos y nos sentamos en una mesa de la cafetería cerca de la ventana para poder ver un poco el trayecto, mientras nos bebíamos un refresco y nos comíamos unos snacks para pasar el rato. En 25 minutos, ya estábamos en Gozo.

Salimos de la terminal de ferris de Gozo y en la misma puerta estaba la parada del bus que teníamos que coger, ya que nuestro próximo destino era Victoria (la capital de la isla).

Aquí volvimos a comprar el ticket válido para todo el día en la isla de Gozo por el mismo precio que el de Malta.

Íbamos en el bus número 301 que en unos 15 minutos nos dejó en la estación de autobuses de Victoria. Tuvimos tanta suerte, que nada más llegar estaba aparcando el próximo bus que teníamos que coger, así que nos fuimos directas hacia él.

La próxima parada era Dwerja para ver la famosa Azure Window, así que cogimos el bus número 302 y enseguida llegamos a la ventana. Bajamos del autobús y empezamos a hacer fotos como posesas, bueno…tampoco es para tanto.

La zona de la ventana azul tiene un paisaje muy bonito donde  se ven las formas que ha ido erosionando el mar en las rocas, hasta crear un paisaje curioso. Por ejemplo, se puede ver un Mar Interior que es un pasadizo que el mar ha creado y comunica el agua con una laguna interior donde se pueden coger barquitas para dar una vuelta por la zona.

Aquí estuvimos un buen rato hasta que una hora después volvió el bus para recogernos. No sé cómo estará en verano, pero en invierno este autobús pasa cada hora, así que si no pillas el siguiente, pierdes mucho tiempo en la zona.

Este autobús nos volvió a dejar en la estación de autobuses. Nuestra próxima parada eran los Templos de Ggantija, pero el 307 tardó un poquito más en llegar. A la media hora ya estábamos subidas y de camino a los templos.

Los templos de Ggantija están en el pueblo de Xaghra. Se trata posiblemente de las estructuras megalíticas más antiguas que quedan en el mundo y datan aproximadamente del año 4.000 antes de Cristo y ha sido reconocido como lugar Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Son pequeñitos pero es una visita curiosa y ya que se está en Gozo, merece la pena ir. El horario de apertura es de 9:00 a 17:00 y cuesta 5 euros la entrada. A mi curiosamente me cobraron 3,50 por las entradas, cosa que agradecí.

Cuando salimos de ver los templos nos fuimos directas a la parada del autobús para ir a Marsalforn, pero en vista que después de esperar 1 hora y pico y que no pasara el autobús y que eran las 4 de la tarde y aún no habíamos comido, nos fuimos con el 307 de nuevo a Victoria y desistimos de ver el puerto de Marsalforn. Una vez en Victoria nos fuimos directas a comer. ¡Uff! Menuda hambre teníamos a esta hora. Entramos en un local de comida para llevar que tenía unas mesitas, nos sentamos y nos pedimos varios tipos de pastizzis, timpana y cositas típicas para comer. Lo que me sorprendió fue la cuenta, que por 5 euros hubiéramos comido las dos y estuviéramos llenas.

Nada más acabar de comer, nos fuimos a echar un vistazo de la ciudadela de Victoria desde donde su punto más alto se puede ver toda la isla de Gozo. Dentro de ella está situada la Catedral, barroca aunque mucho más sencilla en su decoración que las de La Valetta o Mdina.

La oficina de turismo de Gozo está en Republic Street y ahí te pueden dar información sobre lo que ver y hacer en la isla.

Al ratito ya estaba anocheciendo y nos volvimos a la terminal de ferris para coger el barco de regreso a Malta.

Tuvimos la misma suerte y nada más llegar, enseguida abrieron las puertas para subir al ferri. Nos sentamos a merendar algo en la cafetería, mientras escuchábamos los gritos de unos guiris que estaban montando un jaleo que no te menees. Y luego dicen de los españoles…

A la media horita, estábamos subiendo en el famoso 222 que nos llevaba hasta Pembroke y que tardaba una burrada en llegar. Creo que lo más pesado de este día fue el estar todo el día cambiando, subiendo y bajando de los autobuses porque lo demás no fue nada agotador. Yo que estoy acostumbrada  a patear como una loca en los viajes… aún recuerdo los pateos en Roma del septiembre anterior con un calor y una humedad espantosa que nos hacía sudar como cerdos. Y en cambio este viaje, se desarrollaba tranquilo.

Volvimos hacer el trasbordo y sobre las 9 y pico de la noche, estábamos entrando en el restaurante a cenar. Esa noche volvimos a cenar en el sitio de la primera noche. Mi madre se pidió una crema casera de pollo y yo me pedí un fish and chips que estaba buenísimo. El problemilla es que no tengo fotos pero creerme!! La cena nos costó 16 euros y después de un día subidas en el autobús y de una buena cena, nos fuimos al apartamento y prontito nos fuimos a dormir.

Instagram @Irenillanonstop

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *