Riviera Maya

 

Yo soñando en viajar como siempre, me llamaba la atención ir al Caribe y miraba siempre los precios de Cuba (que era el destino que tenía y tengo en mente hacer próximamente), pero se nos iba de presupuesto.
 
Finalmente, la primera semana de agosto tuve las vacaciones confirmadas y pude reservar las vacaciones para irnos en septiembre. 
 
Al final tuvimos mucha suerte porque el el último momento, cogimos una oferta de Nautalia Viajes para viajar a Riviera Maya de 9 días/ 7 noches.
 
Riviera Maya????? Yo que estaba mirando Cuba desde hacía meses y al final acabamos en Riviera Maya. La verdad es que los meses que estuve mirando oferta de lugares del Caribe, no sé porque, este año Cuba estaba muchísimo más caro (no sé si esto se deberá a la apertura por parte de EE.UU.). La cuestión es que ví que las ofertas a Punta Cana o Riviera Maya eran mucho mejores y claro, decidí meterme en internet para indagar lo que me ofrecían estos destinos y ahí fué cuando lo tuve clarísimo. ¡Riviera Maya de cabeza!
 
Ahí vi que Punta Cana es un destino de playa, pero que Riviera Maya, a parte de ser un destino de playa, tiene mucho más que ofrecer. Hay infinidad de excursiones que realizar y no es sólo un destino de “Todo incluído”, que por mi forma de viajar no es lo que busco para nada. Y además, tendríamos un par de días para descansar en el hotel y disfrutarlo un poquito, ya que en nuestro viaje a la costa este de EE.UU. no paramos en ningún momento.
 
Yo sin tener nada reservado, como tenía claras las fechas, me dispuse a buscar a gente para formar grupos para hacer las excursiones que me interesaban hacer y en poco tiempo ya los tuve formados. Por cierto, la gente de los grupos genial. Hicimos piña enseguida y me han hecho disfrutar en cierta medida también del viaje.
 
Por tanto, el itinerario y planificación de las excursiones que al final hicimos se quedaron así:
 
– Día 12: Salida de Madrid. Llegada a Cancún, Hotel.
– Día 13: Hotel, Playa del Carmen.
– Día 14: Chichen Itza, cenote Ik Kil, Temozón, Ek Balam y Valladolid.
– Día 15: Tulum, cenote Sacactum y hotel.
– Día 16: Isla Contoy e isla Mujeres.
– Día 17: Sian Kaan, Muyil, Xcacel, Xcacelito y Akumal.
– Día 18: Playa del Carmen y hotel.
– Día 19: Hotel y traslado a Cancún.
– Día 20: Llegada a Madrid.
 
Nosotros somos de Valencia, así que fuimos a Barajas desde Valencia en nuestro coche (haciendo Bla Bla Car) y dejamos el coche en un parking (El Gato Azul), que está cercano a Barajas y te llevan directamente a tu terminal.
 
Como hay días que los dedicamos a estar en el hotel, en este diario voy a dedicar la primera etapa a explicar cosas del hotel y las demás etapas las voy a dedicar a explicar las excursiones detenidamente.
 
Os pongo el presupuesto detallado:
 
– Vuelo Madrid-Cancún-Madrid, traslados hotel- aeropuerto y 7 noches en régimen TI en el Hotel Riu Lupita: 1560 euros la pareja.
– Parking Gato Azul 8 días: 45,66 euros
– Excursión a  Chichen Itza, cenote Ik Kil, Temozón, Ek Balam y Valladolid : 806 pesos por persona.
– Excursión a Tulum y cenote Sacactum: 618 pesos por persona.
– Excursión a  Isla Contoy e isla Mujeres: 1180 pesos por persona.
– Excursión a Sian Kaan, Muyil, Xcacel, Xcacelito y Akumal: 935 pesos por persona.
 
Total: 1983,66 euros en total
 
Precio por persona: 991,83 euros por persona.
 
 
Aquí no contamos los gastos de comida que tuvimos en las excursiones, ni los regalos ni nada de ese tipo, pero como podéis ver es un precio genial.
 
Con todo organizado sólo quedaba que llegara el día de viajar a México.
 

Llegada, hotel y días de relax.

 
Hoy era 12 de septiembre y nos tocaba viajecito a México.
 
Nos levantamos pronto, pues yo había publicado un viaje con Bla Bla Car, para salir de Valencia a las 08:30 de la mañana.
 
A las 9:00 ya habíamos recogido a nuestras dos acompañantes viajeras y salíamos en dirección Madrid. Llegamos a Madrid a eso de las 12:30, dejamos a nuestras acompañantes y nos fuimos hasta el parking para dejar las llaves.
 
Como os dije en la etapa anterior, nuestro parking elegido esta vez ha sido el Gato Azul. Dejábamos el coche (llaves incluidas aunque no me haga mucha gracia), el día 12 de septiembre y lo recogíamos el día 20 sobre mediodía. El precio del parking era 45,66 euros en total por todos los días y se paga al final cuando lo recoges.
 
El hombre del parking nos dejó en la T4  y fuimos directos a facturar la maleta que llevábamos. Facturamos una maleta y luego llevábamos una de equipaje de mano cada uno y fue más que suficiente porque hubieron cosas que ni me llegué a poner, así que para el año que viene aún nos llevaremos menos cosas todavía.
Nuestra compañía de vuelo esta vez era EVELOP, que es una aerolínea que hace vuelos charter al Caribe, en código compartido con Iberia. De Evelop decir que fue bastante puntual en la salida y en la vuelta a España y la comida un poco mala, pero vamos no mucho peor que el resto de compañías, porque la comida de los aviones es siempre malísima.
 
Después de 9:30 de vuelo, que se me hicieron eternas porque no me pude dormir prácticamente nada, llegamos por fín al aeropuerto de Cancún y recogimos nuestra maleta.
 
Al salir del aeropuerto eran ya las 19:00 horas y era ya de noche y nada más cruzar la puerta ya te pega un ostión en la cara el calor que hace. Yo que llevo fatal el calor, ahí ya pensaba en los ostiones que me iba a dar el clima todos los días cuando salieramos a hacer la excursiones fuera del hotel.
 
En la puerta del aeropuerto nos esperaba el chico de Jolideys (touroperador con el que habíamos contratado), para subirnos al bus y llevarnos al hotel.
 
El trayecto desde el aeropuerto hasta el hotel tardó una hora y media, así que sobre las 20:30 estábamos en el hotel dispuestos a empezar la aventura.
 
Nada más bajar en el hotel, hicimos el ckeck in, nos pusieron las pulseritas del poder y nos obsequiaron con un cóctel de bienvenida y unos palitos de mozarella.
Nos fuimos a la habitación a esperar a que nos trajesen las maletas y en 10 minutos estábamos ya en el bufet del hotel, dispuestos a cenar.
 
Después de cenar, nos fuimos al snack bar del hotel a tomarnos nuestros primeros cócteles y a ver la animación de esa noche del hotel, pero a las 12:00 de la noche decidimos irnos a dormir porque estábamos cansadisimos. Para nosotros eran las 7 de la mañana y se hacía duro estar despierto a esas horas.
 
Conseguimos dormir un poco pero a las 7 de la mañana ya estábamos con los ojos abiertos, así que decidimos asistir a la reunión del hotel con el touroperador, para ver que tipo de mentiras nos contaban. Nos estuvieron diciendo que había que tener mucho cuidado al salir fuera, que si era peligroso, que si sus excursiones eran 7 dólares de diferencia con las otras (mentira, porque sólo por ir a Chichen nos cobrabran 109 euros), que si no se hacían responsables. Nosotros le dimos el papelito de la recogida y nos fuimos a disfrutar del caribe.
 
El hotel Riu lupita es un complejo pequeño, no es un macrohotel de los que hay en el Caribe, pero para lo que íbamos a estar nosotros en el hotel nos pareció más que suficiente. En el complejo tienes dos piscinas (una donde hacen las actividades más grande y otra más pequeña sólo para adultos que es más tranquila y es a la que íbamos nosotros siempre.
 
Tienes el bufet con comida internacional que van cambiando con diferentes países cada noche, el restaurante a la carta mexicano “María Bonita” y el snack bar al lado de la piscina grande y luego tiene un bus gratuito que te lleva a Playa del Carmen y hace una última parada en el Club de playa del hotel. En el club de playa tienes otra piscina de agua salada y el bufet Cozumel con comida internacional y por la noche es el restaurante a la carta “Steakhouse”.
 
Recomendaríamos este hotel si vais a hacer muchas excursiones como nosotros. Si queréis salir menos y disfrutar más del hotel, cogería un complejo de los grandes que ofreciera más actividades.
 
Cogimos el bus hacía el club de playa y ahí nos tiramos todo el día entre chapuzón en la piscina, chapuzón en la playa y al final de la tarde nos fuimos con el bus gratuito a playa del Carmen para verlo y cambiar el dinero para tener pesos para el día siguiente. Hicimos el cambio ese día y lo cambiamos a 1 euros= 18,50 pesos. Fue el sitio que mejor cambio vimos en todos estos días y es una casa de cambio que está en la 10ª avenida de Playa del Carmen, llegando casi a la barrera de la urbanización Playacar.
 
 
No volvimos a disfrutar del hotel un día entero hasta el viernes 18 de septiembre que nos pasamos el día entre cócteles, chapuzones y comida. 
 
El día 19, antes de irnos al aeropuerto, también estuvimos disfrutando del hotel y nos bañamos en la piscina hasta que fue la hora de irnos ya para ir a casa.
 

Chichén Itzá, cenote Ik Kil, Ek Balam y Valladolid

 
Hoy era el día que nos tocaba madrugar para hacer nuestra primera excursión. 
 
La excursión la contratamos con el taxista Juan Carlos Heding desde el foro porque hicimos grupo de personas interesadas y nos pasaba a recoger Leandro. Leandro nos acompañaría con su taxi en este excursión y en la de isla Contoy.
 
Como Chichén está más alejado que el resto de atracciones turísticas de la RM, el horario de recogida en el hotel era el peor de todos. Nos recogía en el lobby del hotel a las 05:10. La hora era una penitencia, pero como sarna con gusto no pica, ahí estábamos a las 05:00 desayunando en el lobby lo que nos habían preparado en el hotel, ya que el horario de desayunos empezaba a las 7 de la mañana y les dijimos que nos preparan algo para no irnos con es estomago vacío.
 
Hoy nos acompañaban en la excursión 9 personas más, ya que en total eramos 11 personas y con los que volvimos a repetir excursiones.
 
Fuimos parando en los hoteles de los demás para ir recogiéndolos a todos y finalmente sobre las 08:00 de la mañana llegamos por fin a Chichén Itzá. Nada más entrar al recinto, aprovechamos todos para tomar café o comernos algo en la cafetería de dentro y en media horita ya estábamos inmersos en el universo maya.
La entrada de Chichén Itzá cuesta unos 220 pesos por persona y el guía 650 pesos a repartir entre los que seáis. Nosotros cogimos de guía a Julio y la verdad es que a todos nos encantó su forma de explicarnos las cosas y de hacernos la visita tan amena. Tardamos sobre dos horas en hacer la visita a Chichén.
 
Después de recoger todo Chichén y hacer las compras a familiares y algo para nosotros porque es el sitio más barato de la Riviera Maya para comprar los souvenirs, nos pusimos rumbo al cenote Ik Kil. 
 
La verdad es que teníamos ganas de llegar ya al cenote porque el calor empezaba a apretar y necesitábamos un baño urgentemente.
 
Ah!!! Cuando nos íbamos nosotros de Chichén era cuando empezaban a llegar los autobuses llenos de los touroperadores, siiii, siiii, esos mismos que nos dijeron que sus excursiones eran las mejores y las más seguras del mundo mundial pero que se olvidaron comentar que si contratas con ellos, te puedes llegar a sentir como una sardina en lata.
 
Pues  eso, que acabamos la visita, nos montamos en la van y nos fuimos directos a Ik Kil. En el cenote hay taquillas y duchas, pero ya que íbamos con el taxista y en la van había sitio para todo, decidimos quedarnos con los trajes de baño puestos y dejar todo lo demás en la van. 
 
La entrada a Ik Kil cuesta 70 pesos. Nada más entrar y antes de bajar hay duchas, así que aprovechamos para darnos una ducha antes de meternos en el agua del cenote.
 
Hay que bajar unas escaleras y ya desde ahí ves directamente el cenote. En el cenote hay una plataforma desde donde te puedes tirar que estará a unos 5 metros de altura y luego está la plataforma al ras del cenote y dos escaleras para acceder al agua. Vamos!! Para todos los gustos…
 
El sitio en sí es espectacular, porque es un agujero enorme y profundo pero el agua al ser tan oscura, da un poco de yuyu porque no ves nada y yo personalmente, no lo disfruté tanto como otros cenotes.
 
Está ubicado a tan solo 3 kilómetros de la zona arqueológica, a 35 minutos de la ciudad de Valladolid y a solo una hora y media de la ciudad de  Mérida.
 
Después de pegarnos un baño en el cenote empezó a llover a mares, así que aprovechamos para ir a comer a Temozón. Temozón es un pueblo que realmente vimos de pasada, ya que lo unico que hicimos fue ir a comer a un sitio que nos recomendó el taxista. Para comer nos trajeron diferentes tipos de carne, salsas y todo lo necesario para montarte unas buena fajitas. Bebimos coca-cola y café y nos salió la comida por 325 pesos la pareja. 
La comida estaba realmente buena, sobretodo el guacamole, aunque de precio me pareció un poco elevado en relación a otros precios que vimos por ahí.
Una vez acabamos de comer, nos fuimos rumbo a Ek Balam. Personalmente Ek Balam han sido de las zonas arqueologícas que hemos visitado, la que más me ha gustado y eso que no es de las más conocidas ni la más visitada.
Desde sus modestos inicios, en el año 300 a. C., hasta la llegada de los españoles, el asentamiento humano en Ek Balam llegó a tener unos 12 km², que incluía un espacio central sagrado de 1 km², donde residía la élite. Esta pequeña zona central estaba protegida por tres murallas.
Fue una capital maya muy rica, llamada Talol que, de acuerdo con las fuentes escritas del siglo XVI, había sido fundada por Éek’Báalam (Jaguar Oscuro) o Coch CalBalam. Dominó una región muy poblada.
En los primeros años del siglo XI, una irrupción extranjera, posiblemente de los itzaes, sometió los centros de poder de Ek Balam y Yaxuná.
 
La mayor parte de los edificios que han sido sacados a la luz, son de finales del periodo clásico, pero algunos descubrimientos del Preclásico reciente muestran que el lugar fue habitado desde antes. La entrada a este sitio, protegido por dos murallas, inicia con un magnífico arco maya. Luego, las edificaciones del centro ceremonial, el palacio oval y un juego de pelota maya de buen tamaño.
 
Las fotos verdaderamente no le hacen justicia, en persona, es mucho más bonita la zona que en las fotos. 
 
La entrada a Ek Balam cuesta 181 pesos y está abierto hasta las 17:00 de la tarde, que es la hora hasta la que estuvimos nosotros.
 
Cuando llegamos volvimos a coger un guía por 500 pesos, a repartir en el grupo, para que nos volviera a explicar las maravillas del lugar y aunque no nos gustó tanto como Julio, también nos explico muchas cosasm que sin contratarlo no nos hubiéramos dado cuenta de ello.
 
Si vais con grupo grande si que os recomiendo contratar guía en las zonas arqueológicas que visitéis.
 
 
Después de visitar Ek Balam, nos fuimos a ver Valladolid. Valladolid es una ciudad colonial que tampoco tiene mucho que ver pero aprovechamos para dar una vuelta por la plaza donde está la catedral y ver las joyerías que hay cercanas a la plaza, ya que el guía nos recomendó comprar plata en esa zona porque era de buena calidad y barata. 
 
Nosotros no compramos nada porque vimos que los precios eran parecidos a los de España y tampoco había nada que nos encantara.
 
Después de ver Valladolid nos fuimos ya rumbo a los hoteles. Nos quedaban unas dos horas y pico para llegar al hotel, estabamos reventados y aunque al día siguiente íbamos a ver Coba y Tulum por libre, nos juntamos de nuevo todo el grupo y decidimos hacer Tulum y cenote Sacactum porque queríamos estar a mediodia en el hotel.
 
Llegamos al hotel, nos pegamos una ducha, cenamos y nos fuimos a dormir rapidito.

 

Tulum y cenote Sac Actum

 
Hoy era nuestro cuarto día en la Rivera Maya y tal y como quedamos el día anterior con el grupo, hoy haríamos la visita a Tulum y en vez de ir a Coba, iríamos a ver el cenote Sac Actum.
 
Queríamos estar en el hotel a mediodía para no acabar tan reventados y poder estar un rato pegándonos chapuzones playa-piscina. Le preguntamos el día anterior a Leandro, para ver si nos podía hacer estar ruta porque la diferencia de precio entre hacerlo por nuestra cuenta con van o hacerlo con taxi eran 80 pesos y preferíamos la comodidad de que nos llevaran al sitio directamente.
 
Leandro nos dijo que estaba completo pero se lo comentó a un amigo que nos pudo hacer el servicio sin ningún problema. El taxista de hoy se llama Benjamín y nos hizo la ruta muy amena y nos gustó mucho como taxista.
 
Su contacto para poder hacer las excursiones con él es: flacos1986@gmail.com y su móvil es el +01 9841391023.
 
Nos recogieron en el hotel a las 08:10, así que pudimos desayunar tranquilamente y no tuvimos que pegarnos el madrugón del día anterior.
 
Fuimos haciendo la ruta de recogida en los hoteles y cuando ya estábamos todos los del grupo, pusimos rumbo a Tulum. 
 
Benjamín nos dejó en la entrada a Tulum (Ruinas). De ahí hay que andar unos 700 metros bajo el sol hasta que llegas a las taquillas de entrada. La entrada a Tulum cuesta 64 pesos por persona y he de decir que la visita nos decepcionó bastante a todos porque no tuvimos la vista de Tulum con el mar de fondo en plan postal. Nosotros hemos ido en una época donde todo el mar Caribe que baña la Riviera Maya, está plagado de sargazo (alga marina que viene del Mar del Sargazo en Bahamas) y el agua de las playas públicas como este caso, Tulum, está muy sucia y turbia. Eso si, reconozco que con el agua turquesa todo hubiera sido diferente.
 
Hacía mucho calor y encima como no habíamos madrugado mucho, nos juntamos con todos los grupos de personas que venían a hacer la excursión con los touroperadores.
 
En una hora y media aproximadamente hicimos la visita a Tulum y nos fuimos de nuevo a buscar a Benjamín. Ahí en el taxi, nos reunimos con otra pareja que venía con nosotros al cenote Sac Actum.
 
El trayecto de Tulum al cenote, son unos 30 minutos más o menos. Para llegar a Sac Actum, tienes que coger la misma entrada que el Cenote Dos Ojos, pero hay que seguir metiéndose más hacia dentro de la selva y ahí en medio tienes el cenote.
 
 
La entrada a Sac Actum son 350 pesos por persona (equipo de snorkel y guía incluido) y vale muchísimo la pena visitarlo. Es una cueva llena de estalactitas y el recorrido dura sobre 1 hora y y media y aunque al principio el agua está muy fresquita y lo agradeces, después de lo caliente que está el agua de la playa o la de la piscina del hotel, al final del recorrido, pasas un poco de frío y un neopreno no viene mal, pero se puede hacer con bañador sin problemas.
Después de hacer el recorrido, nos secamos y pusimos de nuevo rumbo al hotel. Llegamos justo a tiempo para comer, hacer un poco de piscineo por la tarde y a ducharse que a las 19:40 venían a recogernos para ir a cenar al Steakhouse.
 

Isla Contoy e isla Mujeres

 
Hoy era nuestro quinto día Riviera Maya y hacíamos una de las excursiones que más ilusión me hacían por que por fin, iba a poder ver el Caribe en estado puro.
 
No recuerdo si lo he comentado antes, (creo que si) pero nosotros hemos viajado al Caribe en una mala época, pues las playas están llenas de un alga llamada sargazo que hace que el agua no sea tan cristalina como es de normal y que en playas públicas como la de Tulum, desaparezca el turquesa de la foto, aunque de todas formas yo seguiría recomendando viajar a esta zona, pues tiene muchas más cosas que ofrecer.
 
Yo estaba ansiosa por llegar a Isla Contoy, que es de las únicas zonas de la Riviera Maya, que se libra del sargazo.
 
Hoy nos recogían a las 07:40, era uno de los pocos días que no teníamos que hacer un madrugón considerable porque al ir a Puerto Juarez, que está cerca de Cancún, nuestro hotel era de los últimos en recoger.
 
En la excursión de hoy volvíamos a tener a Leandro como taxista, así que una vez ya nos habían recogido a nosotros que éramos los últimos, nos pusimos rumbo a Cancún.
 
Llegamos a Puerto Juarez sobre las 9:00 y estuvimos esperando un rato mientras íbamos al baño, nos embadurnamos de cremas, repelente y demás potingues hasta que de repente vino una mujer y nos dijo: Ya podeis subir a la lancha.
 
La verdad es que nuestra lancha era la mejor de todas. Era en plan “miniyate” y nuestros patrones del barco nos hicieron la excursión muy animada.
 
Nada más subir nos empezaron a repartir el equipo de snorkel para ir ya preparados y arrancaron motores dirección barrera de coral.
 
El Sistema Arrecifal Mesoamericano, también conocido como el arrecife mesoamericano, y a menudo abreviado SAM, es un arrecife de coral que se extiende sobre aproximadamente 1000 km, a lo largo de la costa caribeña de México, Belice, Guatemala y Honduras.
El Sistema Arrecifal Mesoamericano es el mayor arrecife de coral en el hemisferio occidental y el segundo arrecife más grande del mundo después de la Gran barrera de coral en Australia.
 
Cuando llevábamos unos 45 minutos de trayecto y en el mismo momento en qué o parábamos o echaba el “arroz con habichuelas de la gozadera” por la boca, llegamos al arrecife. Nos pusimos las aletas y nos lanzamos al agua. Menos mal!!! Fue lanzarme al agua e ir remitiendo el mareo poco a poco.
 
Nuestro guía de snorkel, nos fue guiando por el coral y estuvimos haciendo snorkel en mitad del caribe durante una hora más o menos. Yo estaba disfrutando como una niña.
 
Hicimos todas las fotos que pudimos y de nuevo al barco. La sensación de ir haciendo snorkel en medio de mar Caribe, con ese agua tan limpia y el barco que nos iba siguiendo e iba poniendo musiquita para animarnos mientras estábamos en el agua, ¡molaba que flipas!

Subimos de nuevo al barco y en unos 20 minutos, siempre aproximadamente porque ni rastro de reloj y ni mirarlo en todo el rato, llegabamos por fin a Isla Contoy y ahí fue cuando empecé a flipar de verdad. La playa a la que accedes con el barco de Isla Contoy, que es la misma donde luego te bañas y pasas el rato es el agus más limpia que he visto en mi vida. Está llena de palmeras y se veían todos los peces, hasta los que eran transparentes!!! Eso si que es caribe y lo demás son tonterías!!
 
Bajamos del barco, cogimos los bártulos y los dejamos debajo de una palapa y nos fuimos a darnos un chapuzón. 
 

Después de estar un buen rato bañándonos en el agua, nos fuimos a ver los manglares, la torre de vigilancia y el lago que hay en la reserva de pájaros y ahí fue cuando servimos de comida a los mosquitos porque nos llenaron de picotazos.
 
Cuando era las 13:00 horas el capitán del barco nos avisó para que pasáramos a comer en una de las palapas que nos había enseñado antes de bajar. La comida era pescado, pollo, guacamole, tortitas de maíz, pico de gallo y verduras tipo ensalada. No hice fotos de la comida pero estaba muy, muy buena. De postre te dan fruta y de bebida tienen agua, refrescos y cervezas. Ah!! En el barco durante todo el día tienes refrescos, agua y cervezas para beber todo lo que quieras.
 
Comimos de maravilla y al agua de nuevo, ahí en el playa estuvimos hasta las 14:50 que fue cuando nos tuvimos que subir de nuevo al barco. En isla Contoy no te dejan estar pasadas las 15:00 horas, así que a las 15:00 ahí ya no quedaba ni el tato.
 
Después de isla Contoy, tocaba Isla Mujeres. El trayecto dura unos 20 minutos más o menos y los barcos atracan en la playa norte. Nos dejaban una hora para estar en isla mujeres, y como estábamos un poquito cansados de sol durante todo el día, decidimos pasear por las calles, ver las tiendas, el ayuntamiento y todo lo que nos dio tiempo en esa hora. 
 
 

Sian Kaan, Muyil, Xcacel, Xcacelito y Akumal

 
Desde que me planteé viajar a RM, sabía que tenía que visitar Sian Kaan, pero no nos apetecía tener que conducir un jeep por un camino lleno de baches y llegar al hotel con dolor en las espaldas.
 
Contratamos este excursión con Andrés de la Mora, pero el guía que estuvo con nosotros todo el día fue Manuel. La verdad es que fue una de las excursiones más relajadas de todas las que hemos hecho y lo agradecí de verdad.
 
Nos recogían en el hotel a las 07:10, así que nos levantamos y nos fuimos a desayunar al bufet del hotel. A la hora acordada ya estábamos en el lobby esperando a que pasaran a recogernos. El problema fue que como en todas las excursiones, el taxista había sido tan puntual, después de que pasaran 15 minutos de la hora acordada me empecé a impacientar. Menos mal que cuando ya estaba apunto de llamar a Andrés para preguntarle si ocurría algo, apareció Manuel y nos pusimos en camino hacia los demás hoteles.
 
La recogida en los hoteles fue bastante norma,l hasta que llegamos a recoger a tres parejas que se encontraban alojadas en el Bahía Principe. El hotel en cuestión tiene las excursiones con Soltour y pone “algunos” impedimentos en qué sus huéspedes cojan excursiones “ilegales” según ellos.
 
Una pareja tuvo que salir del lobby para que la recogiéramos más hacia fuera porque por supuesto al lobby no nos dejaron entrar y las otras dos parejas tuvieron que salir fuera del recinto para poder recogerlos. Lo más fuerte fue cuando nos querían hacer salir a todos del microbus, eso ya me pareció el acabose. En fin, yo con esta experiencia no iría nunca al Bahía Principe a alojarme, ya que te obligan a coger las excursiones con ellos o si no, tienes que salir a hurtadillas o por la puerta de servicio.
 
Después de criticar un poco a los del bahía, nos fuimos ya rumbo a Sian Kaan.
 
Nada más llegar a Sian Kaan, nos montaron en unas lanchas donde fuimos recorriendo las lagunas. El agua está cristalina y fresquita, así que os podéis imaginar que con el calor que pegaba fue una gozada poder bañarnos. 
 
Una vez pasamos las lagunas, nos llevaron a los manglares, nos pusimos el chaleco en plan pañal de bebé y nos lanzamos al agua.
 
Como el agua tiene un poco de corriente vas avanzando sin necesidad de nadar y así te puedes dedicar a admirar el paisaje y hacer fotos cuando te dé la gana.
 
 
El recorrido es de 1km que se hace hasta corto de lo agusto que se está ahí dentro metido.
La Reserva de Sian Ka’an, (en maya: Sian Ka’an, ‘puerta del cielo’‘lugar donde empieza el cielo’) es un espacio natural protegido que se localiza en la costa caribeña del estado de Quintana Roo, México. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.
 
Después de estar en el agua un buen rato, te recogen de nuevo y vas andando por una pasarela de madera por en medio de los manglares hasta que llegas de nuevo a la lancha.
 

Una vez ya habíamos hecho el recorrido a Sian Kaan, Manuel nos llevó de camino a Muyil.

Muyil (también se le conoce por Chunyaxché) es el nombre de un yacimiento arqueológico maya ubicado en el estado de Quintana Roo, en la península de Yucatán, México, cerca del sitio de Tulum y dentro de la reserva de la biosfera de Sian Ka’an en el municipio de Felipe Carrillo Puerto.

 

Muyil fue un sitio habitado durante el periodo clásico mesoamericano por los mayas, posiblemente los itzaes, cuando este pueblo emigró del Petén guatemalteco hacia el norte, hacia el siglo IV dC. Se han encontrado artefactos y piezas de cerámica, que han sido datados en fechas tan remotas como el año 350 aC y aparentemente, se mantuvo habitado hasta los años de 1200-1500, poco antes o hasta la llegada de los conquistadores españoles.

Las ruinas de Muyil son un ejemplo de la arquitectura del Petén, con cierta resemblanza arquitectónica con los vestigios de Tikal en Guatemala. 

En Muyil, Manuel nos hizo el recorrido y nos fue explicando curiosidades sobre los restos arqueológicos, pero también sobre la flora y la fauna que se pueden encontrar en el lugar. A mí personalmente me hizo la excursión muy entretenida pese al calor y a las picaduras de mosquitos.

Por cierto, con los mosquitos he tenido bastante suerte, porque me picaban, pero no me han salido ronchas importantes, a excepción de uno en el cuello, que se me notaba más.

De Muyil nos fuimos a Xcacel. Xcacel es una playa virgen que es donde van a desovar las tortugas. La playa en cuestión estaba llena de estacas. Bajo las estacas en donde están los nidos de tortuga, así que teníamos que tener cuidado para no pisar ninguno porque se rompen fácilmente.

Estuvimos viendo un poco la playa que debe de ser preciosa, pero como ya sabéis en la época que hemos viajado nosotros las playas públicas, incluida Xcacel, estaban llenas de sargazo y eso hace que no se vean tan bonitas como lo son de normal.

Justo al lado de esta playa está Xcacelito que es un cenote de agua dulce, que conecta con el mar y está a unos 200 metros de la playa. Ahí si que pudimos darnos un buen chapuzón y refrescarnos antes de ir a comer.

 

Después de refrescarnos nos volvimos a subir al bus para poner rumbo a Akumal.

Akumal fue considerado para ser desarrollado como un megadestino turístico, antes del inicio de Cancún, pero fue descartado por la gran cantidad de mosquitos producidos en los humedales cercanos.

Nada más llegar a Akumal nos fuimos al centro de buceo para contratar la excursión de snorkel en Akumal con guía, ya que como íbamos a estar poco tiempo preferíamos ir a lo seguro. Esta excursión nos costó 250 pesos por persona (equipo y guía incluido). Si solo cogías el chaleco que era lo que nosotros no llevábamos tenías que pagar 75 pesos por persona, así que por un poco más cogimos el guía.

De ahí podías llevar el picnic para comer en la playa o comer en uno de los chiringuitos que hay al lado de la arena. Nosotros como no llevábamos comida decidimos comer en un chiringuito y la verdad es que mereció la pena. Nos pusieron unos nachos con pico de gallo y con chile habanero para picar, dos coca-colas, una hamburguesa de mero con salsa tártara y una doble hamburguesa de ternera con bacon y chile nos costó 450 pesos. Para en nivel de vida de México, es un poco caro pero teniendo en cuenta el lugar, las vistas desde el chiringuito y que para los españoles es precio de menú del día me pareció muy bien y además, estaba todo buenísimo.

Manuel nos dejó casi una hora para comer, así que a las 15:30 estábamos ya en el centro de buceo para ponernos el equipo y salir a nadar.

La actividad de snorkel duraba una hora y vimos  5 tortugas, 3 mantas rayas, peces de un montón de tipos, etc. Yo disfruté como una enana y se lo recomiendo a todo el mundo.

Después de acabar el snorkel, nos duchamos un poco para quitarnos la sal del agua y la arena, nos subimos al bus y nos fuimos hacia los hoteles.

Una vez llegamos al hotel nos fuimos directos al bufet a cenar, luego ducha y cama que estábamos cansaditos.

Como os he dicho al empezar esta etapa, hoy era nuestra última excursión en RM. Al día siguiente y al otro aprovechamos para ir a Playa del Carmen a comprar los últimos regalos y a disfrutar de las instalaciones del hotel.

Así que espero que os haya gustado mi viaje de Riviera Maya. Lo he intentado hacer y explicar lo mejor posible.

 

¡GRACIAS POR LEERME!

 

Instagram @irenillanonstop

2 comentarios en “Riviera Maya”

  1. I’m not sure exactly why but this website is loading incredibly slow
    for me. Is anyone else having this issue or is it a problem on my end?

    I’ll check back later on and see if the problem still exists.

    1. Thanks for letting me know, but I’m testing it and it doesn’t work slow, it works normal. Have you seen it slow again?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *